Tensión y malestar en la reunión de los vecinos con el alcalde de Rota por la construcción del parque acuático

Un ambiente de gran crispación y malestar fue el que se vivió el pasado sábado en el salón de actos de la estación intermodal de transportes, donde habían sido convocados los vecinos de Costa Ballena, para que el primer edil, José Javier Ruiz Arana, explicara los pormenores del proyecto de parque acuático que ha sido aprobado por el pleno municipal.

Como ya ha informado este periódico, el parque acuático se va a empezar a construir en estos días, en la parcela anexa al Hotel Alegría, donde se preveía según el planeamiento urbanístico, la edificación de una dotación escolar. Además, el Ayuntamiento ha autorizado a los promotores, Gestihotels Costa Ballena, los mismos que explotan el Hotel Alegría, a la construcción de un parking con capacidad para 80 plazas, que va a ocupar una parte del parque habilitado como zona verde que se ubica junto a dicha parcela. La cesión se ha realizado por un periodo de veinte años.

El alcalde de Rota explicó a los vecinos “que se trata de un proyecto que se ha hecho de forma correcta y cuidando como no puede ser de otra forma todos los trámites legales”, según la información oficial del Ayuntamiento. Por su parte, varios de los asistentes se han quejado a este periódico “de la desinformación total que hemos padecido desde el primer minuto, sobre lo que se va a hacer allí y en un parque que es propiedad de los vecinos y cuyo mantenimiento estamos pagando con nuestras cuotas a la EUC-Rota”, ha manifestado indignado uno de ellos.

El alcalde argumentó que el proyecto “ha cubierto el trámite de la exposición pública, que no ha tenido alegaciones y que cuenta con las autorizaciones medioambientales pertinentes”, aunque esta explicación de poco parece haber servido a algunos de los vecinos asistentes al encuentro, que rechazan de plano el proyecto, lo que vaticina que el mismo pueda enquistarse y provocar próximas movilizaciones en el complejo.

Ruidos y perjuicios a los vecinos

Los vecinos, en especial los de las urbanizaciones más próximas a esta nueva dotación, se quejan de los ruidos que va a generar, tanto el uso de la propia instalación, como los propiciados por el tráfico de los usuarios de la misma, que tendrán su acceso por la avenida Juan Carlos I, la arteria principal del resort, y accederán a través del parque al recinto del parking.

Tanto el alcalde, como el arquitecto del proyecto, presente en la sala, precisaron a los vecinos que se han realizado “estudios de impacto acústico”, que se continuarán en el futuro una vez el parque esté funcionando. El redactor del proyecto matizó que el proyecto consiste en dos piscinas (adulto e infantil) y siete toboganes, por cuanto la denominación de “parque acuático puede resultar exagerada”, matizó.

“Hemos querido atender a los vecinos, recoger sus ideas, y explicar todos los detalles del proyecto del futuro parque acuático”, dijo Ruiz Arana.

Pero, lejos de apaciguar los ánimos, otro vecino que ha reclamado la atención de este medio ha criticado duramente incluso la actitud de la EUC-Rota, al considerar “que no están haciendo nada por defender los derechos de los propietarios ante el Ayuntamiento de Rota, a la vista de que se nos va a usurpar parte de un parque público que nos pertenece. Todo lo contrario, con su postura parece indicar que aprueban la actuación del Ayuntamiento”, indicó con indignación.

Según lo que ha trascendido de fuentes municipales, a través de una escueta nota que resume el contenido de este tenso encuentro, con referencia a otro de los asuntos de mayor calado y preocupación mostrada por los vecinos acerca del consumo de agua, el primer edil ha explicado que “está previsto que se respeten las condiciones de ahorro de agua, con un uso eficiente, y de hecho es una de las condiciones que vienen recogidas en el pliego firmado con este ayuntamiento”.

Según dicha fuente “en el transcurso de la reunión quedó claro que por parte del Ayuntamiento de Rota no se ha hecho ninguna variación en el planeamiento existente, sin modificación alguna. Acerca de la postura mostrada por algunos vecinos acerca de la parcela educativa no hay ninguna demanda en este momento, pero cuando la haya hemos trasladado que habrá parcelas en Costa Ballena sin ningún tipo de problemas destinadas a este fin”, señalan.

Por último, la nota oficial del Ayuntamiento concluye que “entendemos que haya distintas posiciones, pero hemos dejado claro que todo se ha hecho dentro de la normalidad y la legalidad”.

Como ya publicó este medio, a principios de mes se produjo una concentración de rechazo a la construcción de este nuevo parque, a la que asistieron vecinos y miembros de Equo Rota. Esta formación ha explicado a este periódico que hay que llamar la atención por lo que consideran un excesivo consumo de agua potable para esta instalación, recordando que hace sólo un año la Junta de Andalucía dictó un decreto de sequía, así como la problemática que rodea al complejo con el abastecimiento de agua. Esta fuente ha precisado, que la apertura el pasado verano de una nueva instalación hotelera en el complejo “ha impactado en el registro del consumo de agua”. También se han referido al perjuicio que puede causar con la afluencia de público, provocando colapso de tráfico en el complejo, “ya de por sí colapsado durante el verano”.